"Sarhua; Bastión de la resistencia cultural andina"

16 dic. 2006

En el 2007, ¿Que efectos tendrá sobre la economía el fenómeno de la inmigración?

Hoy viven en España cuatro millones de extranjeros, cuatro veces más que en el 2002. De ellos 2,8 millones tienen permiso de residencia y se incorpora al mercado laborar a un ritmo nada despreciable: según un informe del Servicio de Estudios de la Caixa, casi la mitad del empleo creado en los últimos cinco años se han cubierto con trabajadores extranjeros. ¿Qué efectos provoca este fenómeno en nuestra economía? ¿Necesita España más mano de obra extranjera?
Un efecto negativo sobre la productividad
“La economía española, (por ahora, y es posible que en el 2007 siga la tendencia), está absorbiendo bien la llegada de emigrantes. La influencia de este colectivo es bastante importante y creciente. En el mercado de trabajo representan un 10,9% de los ocupados y es previsible que siga aumentando el año próximo. Pero hay que tener en cuenta que el empleo al que accede la población inmigrante es un trabajo situado en sectores intensivos de mano de obra y de baja cualificación. Con lo que la productividad de la economía, que ya es baja, no es previsible que se recupere en el futuro cercano. Digamos que ese sería el principal problema del fenómeno de la inmigración”, considera Manuel Valero (Analista del servicio de estudios del Consejo Superior de Cámara de Comercio).
Más flexibilidad laboral.
Para Gregorio Izquierdo (director del servicio de estudios del Instituto de Estudios Económicos), “la inmigración está siendo positiva para la economía española y lo seguirá siendo el próximo año, al haber contribuido a flexibilizar el mercado de trabajo y solventar cuellos de botella. Desde el punto de vista de la demanda, también ha dinamizado mercados como el inmobiliario y el consumo en general, pero su efecto más visible ha sido su contribución al tejido productivo”.