"Sarhua; Bastión de la resistencia cultural andina"

2 dic. 2006

La inmigración que cura

El curso pasado salieron de las facultades de Medicina españolas unos 4.000 licenciados. Pero ellos no son los únicos médicos que se incorporaron al sistema sanitario español. Educación concedió el último año 2.223 convalidaciones de títulos de Medicina o Medicina y Cirugía a extranjeros. La proporción es de un médico de fuera por cada dos formados en universidades españolas. Pero con el título universitario no basta para ejercer en España. Luego viene la especialidad -el llamado MIR-, que dura entre tres y cinco años. Para este último año se convocaron 5.897 plazas. Por primera vez desde que impera este sistema, no todas se cubrieron. Ahí es donde encuentran su hueco los extranjeros, que, además, hacen más guardias y cobran menos.
El resultado es que la planificación hecha hace 10 años ha demostrado ser insuficiente. Y ahí es donde entran los médicos extranjeros. Parte de ellos -los de la Unión Europea- ven su título reconocido sin apenas obstáculo. Pero el grueso viene de países latinoamericanos. En el último año, 668 argentinos, 344 venezolanos, 284 ecuatorianos, 249 cubanos y 107 uruguayos, entre otros, consiguieron convalidar su título.
Esto no quiere decir que todos ellos hayan encontrado trabajo como médicos. Ya que aparte de colegiarse, y convalidar el titulo en el Ministerio de Educación y Ciencias español, en la mayoría de los centros sólo aceptan especialistas.
En 2005 el Ministerio de Educación aprobó 2.223 solicitudes de convalidación de títulos de médicos de extranjeros.- 214 especialistas de fuera de España vieron reconocida su formación el año pasado. Los argentinos son los que han conseguido más permisos para ejercer en España