"Sarhua; Bastión de la resistencia cultural andina"

12 feb. 2011

Preparación de terreno para el cultivo de papa

De Preparación de terreno para el cultivo de papa

La comunidad andina de Huarcaya es un anexo del distrito de Sarhua, ubicado al sur - oeste de Huamanga, para llegar a esta comunidad se recorre unos 5 ó 6 horas en vehículo y con buen tiempo, por una carretera en proceso de afirmación recientemente abierto al tránsito vehicular, puede tardar más si las inclemencias del tiempo son adversas.
Sus chacras o tierra de cultivo abarcan desde el borde del río Pampas (2,800 m.s.n.m) hasta la Puna (4,700 m.s.n.m), lo que hace que disponga de una diversidad de "ecosistemas" y la misma cantidad de saberes para la crianza de sus chacras.
La organización comunal está compuesta por autoridades oficiales y "tradicionales" llamados también “varayoq” o envarados, estos últimos entre otros muchos "servicios" son garantes de la armonía, cariño y conversación de los “runas” (personas) con la naturaleza y sus deidades.
En los andes peruanos, tenemos una gran diversidad de tierra de cultivo, desde las zonas bajas denominadas “qechwa” hasta la puna, conocidas en el ambiente local como “sallqa”. En un terreno adverso sumamente accidentado que obviamente necesitan más dedicación y atención. Su crianza de estas chacras no es solamente de las runas (personas), sino también de todos los que moramos en esta pacha (tierra). Se cultiva en tres momentos de esta manera se asegura la diversidad de semillas y la alimentación de la familia y de sus respectivos ayllus.
En este articulo Martina Quichua Sosa una mujer de 48 años y natural de la comunidad de Huarcaya, nos describe con lujo de detalles como es la preparación del terreno para el cultivo de papas y para mayor comprensión acompaña con dibujos de los diferentes pasos del proceso.

Un poco de historia de la papa (conocido como patata en Europa):
Cuando el Hombre dejó de ser errante y pasó a ser sedentario, tuvo que cambiar su estilo de vida y sumar a sus labores de caza y pesca, la recolección. El tiempo hizo que esa nueva costumbre derivara en la agricultura con la cual se dio inició al proceso de domesticación de numerosas plantas, entre las que destaca, la papa.
Los primeros vestigios de papa poseen más de 8,000 años de antigüedad y fueron encontrados durante unas excavaciones realizadas en las cercanías del pueblo de Chilca, al sur de Lima, en el Perú, en el año de 1976.
Desde ese momento, y con el correr de los siglos, la historia de la papa ha estado relacionada con el desarrollo de variedades adaptables a diversas condiciones ambientales y con su ingreso, en forma exitosa, en casi todos los países del planeta.
Haciendo un poco de memoria recordaremos que tras la invasión española a la civilización Inca la papa fue introducida en la península ibérica hacia el año 1550 y de allí al resto de Europa, llegando a ser en 1750 un alimento de gran importancia, que salvó a muchos pueblos de Europa del hambre. No obstante hubo países como Rusia, Italia y Francia, donde la papa fue muy resistida y hasta despreciada, pues para ellos era casi "irracional" consumir un producto que crecía debajo de la tierra. Sin embargo, fue el francés Antoine Parmentier, quien sobrevivió 3 años como prisionero de guerra consumiendo papa, la persona que sugirió al Rey Luis XVI estimular el cultivo de dicho tubérculo, con lo cual se amplió el cultivo de esta planta en todo Europa, así como en Asia y África.
Hoy en día, la papa representa una de las contribuciones más importantes de la región andina (y en especial de nuestro Perú) al mundo entero, por ser uno de los cultivos alimenticios más consumidos y apreciados; no hay hogar en el mundo en donde pueda faltar la papa, por más humilde o aristocrática sea la familia, de esa manera la papa producto originario de los andes contribuye al fortalecimiento de la seguridad alimentaria de toda la Humanidad.