"Sarhua; Bastión de la resistencia cultural andina"

17 nov. 2006

Los trastornos psíquicos de los inmigrantes


Algunos estudios realizados en España indican que cerca del 50% de los inmigrantes desarrolla alguna enfermedad mental, como ansiedad o depresiones, y tenemos entre ellas un patologia de reciente descubrimiento, llamada Sindrome de Ulises.
En concreto, entre un 25 y un 30% sufre ansiedad y más del 25%, depresión, una sintomatología que no transmiten en las consultas al médico de atención primaria, o es que no son entendidos en su verdadero significado por los facultativos, ya que existe una barrera que es el idioma o las diferentes formas de expresar un sentimiento en cada cultura.

Síndrome de Ulises
El síndrome de Ulises es un problema del siglo XXI. A grandes rasgos, sus potenciales afectados son todos los inmigrantes "ilegales" o los que corren el riesgo de pasar a serlo. Según diversas estimaciones, alrededor del 2% de la población se encuentra en este estado en España, es decir, casi un millón de personas.
El descubridor de esta enfermedad, Joseba Achótegi, psiquiatra y profesor de la Universidad de Barcelona, le da un sentido restringido al síndrome de Ulises porque para él sólo están afectados los casos más extremos, no todos los inmigrantes.
Para conocer bien esta patología, debemos situarnos, en la vida de cualquier extranjero que llega a un país que no es el suyo sin la regulación pertinente.

Los expertos aseguran que se pueden distinguir dos tipos de inmigrantes ilegales:
1.- Los que entran de forma clandestina en un estado, sobre todo a través de redes de tráfico de personas. A cambio de realizar el “viaje deseado” deben pagar una importante cantidad de dinero. La mayoría no está en posesión de todo el dinero en el momento mismo de emprender el viaje, por eso, una vez en el país elegido, se ven obligados a desembolsar lo que costó el viaje más intereses
2.- La otra clase de inmigrantes ilegales la componen los que viven legalmente en un país, pero que se convierten en ilegales al permanecer en él cuando se les acaba el permiso de residencia o el visado. Con frecuencia no pueden renovar este permiso porque carecen de un contrato de trabajo en regla o porque el que tenían se les acabó.

El síndrome de Ulises se caracteriza por los siguientes focos de tensión:
La soledad: Una vez que la persona llega a un país que no es el suyo se encuentra con un panorama más que desolador. No pueden traer a la familia porque primero tienen que tener estabilidad económica. Además, el hecho de que sus familiares más cercanos, como sus hijos, especialmente en el caso de las mujeres, se hayan quedado en el país de origen produce una nostalgia difícil de superar.
El sentimiento del fracaso. Piensan que tanto esfuerzo no les ha servido porque no pueden progresar en el mercado y no pueden conseguir trabajo.
Viven situaciones muy duras en la lucha por la supervivencia. Su preocupación principal es dónde comer y dónde dormir.
Pasan situaciones de terror. Por ejemplo, es común es los que llegan en pateras sientan pavor, poco tiempo después, al agua.

Al principio, este profesor de la Universidad de Barcelona pensó en otro nombre para esta patología, pero luego decidió cambiarlo por uno que manifestara mejor de qué se trataba. Los textos de La Odisea (poema atribuido a Homero) hablan de lo que padecen estos inmigrantes: los naufragios de Ulises y su sufrimiento. Todo está escrito y plasmado en La Odisea por eso se llama ·Sindrome de Ulises"