"Sarhua; Bastión de la resistencia cultural andina"

14 feb. 2007

Entrevista a Félix Cárdenas, Presidente de la Comisión de Visión de País de la Asamblea de Bolivia

Aqui reproducimos integramente una entrevista abierta a Félix Cárdenas que consideramos muy importante, para la nación quechua y que muy gentilmente nos ha hecho llegar el hermano sarhuino Don Salvador Palomino Flores, que como sabemos se encuentra trabajando en tierras bolivianas.

“Hay que derruir el Estado y construir uno nuevo”


Entrevista

Félix Cárdenas, Preside la comisión en la Constituyente que delineará las próximas semanas el perfil de la nueva Bolivia. Tiene en consecuencia sobre sus espaldas la responsabilidad de conciliar las distintas posiciones —algunas de ellas contrapuestas— que han llegado a esta instancia. Un diálogo revelador con Félix Cárdenas, presidente de la Comisión Visión País.

¿Cuál es su visión de país?:
Lo primero que hay que hacer es precisar la naturaleza de la Constituyente: para nosotros es una Asamblea indígena, por lo tanto la discusión es india y el futuro es indio. En otras palabras, es una Asamblea originaria y plenipotenciaria, cuyo fin es dibujar un nuevo mapa institucional; lo que a la vez implica destruir lo que hasta el momento estaba instituido: el carácter del Parlamento, del Ejecutivo, de las Fuerzas Armadas, etcétera. Ése es el quid de la cuestión.

Partiendo de que es una Asamblea originaria, ¿cuál es su visión de país?:
Lo que debemos discutir primero es qué tipo de sociedad somos, por lo tanto qué tipo de Estado necesitamos y qué tipo de autonomías corresponden a este Estado. El primer diagnóstico que tenemos como comisión es que Bolivia es un Estado colapsado, por lo tanto todo está en cuestión. Bajo este parámetro definimos tres subcomisiones: de organización, de interpelación al Estado o juicio político al Estado colonial y neoliberal, y la subcomisión de visión de país propiamente dicha.

¿Un juicio al Estado?
Es un juicio político, histórico y moral. De lo que se trata es rescribir la verdadera historia de las luchas sociales y para ello pretendemos organizar un tribunal conformado por personajes con moral política, como doña Domitila Chungara.

¿Y cuáles serán las tareas de este tribunal?:
Emitir un fallo que nos permita pedir un resarcimiento de daños. Por ejemplo, en el caso de España, como no es posible pedir un resarcimiento económico, podríamos por lo menos exigir un tratamiento preferencial a nuestros compatriotas que viven en ese país. Lo principal, sin embargo, es que a partir de este fallo se escriba la verdadera historia del país, que es la que debiera enseñarse en las escuelas.

¿Todos piensan de esta manera en la comisión?:
Hay dos posiciones: los conservadores, que no quieren cambiar nada, y los que entendemos que el Estado es plurinacional.

Como presidente de la comisión, supongo que tendrá que conciliar ambas posiciones. ¿Cómo lo hará?:
Hay algunos temas de fondo como reterritorialización, autonomía o tierra y territorio que son parte de la discusión y que no van a ser fáciles de conciliar.

¿Cómo entiende un Estado plurinacional?:
Con un Parlamento indígena propio, un Parlamento nacional sin Senado y que garantice la participación indígena en toda la estructura estatal y con justicia comunitaria, entre otros temas.

¿Usted prefiere un Estado plurinacional a uno intercultural?:
Uno es consecuencia del otro: si es plurinacional entonces es intercultural, lo que implica un respeto mutuo entre culturas.

Habrá de dibujar un nuevo mapa institucional. ¿Esto implica comenzar de cero?:
De lo que se trata es cambiar radicalmente las instituciones, no de mejorar lo que ya existe. En otras palabras, se trata de derruir el Estado y sobre sus cenizas construir uno nuevo, lo digo en un sentido metafórico. Para eso tenemos que tener un Gobierno fuerte y no como el que tenemos, que hace concesiones y sólo administra el Estado neoliberal.

¿No está de acuerdo con el actual Gobierno?
No soy marxsista, pero creo que esta oportunidad es la única que vamos a tener los indios para cambiar el estado de situación; si se cae este Gobierno nos caemos todos. Por eso tenemos la obligación de sostener a este Gobierno a precio de nosotros mismos.

¿No existe el riesgo de incidir demasiado en el diagnóstico en desmedro de la propuesta?:
Finalmente, tanto esfuerzo puede terminar sólo en una especie de desagravio simbólico por parte del Estado colonial pero nada más...Esta comisión debería de haber comenzado a trabajar desde hace dos meses. Yo mismo le dije a Silvia Lazarte cuando empezamos a discutir el reglamento: “Quizás estamos discutiendo reglas para un partido de fútbol cuando lo que vamos a jugar es fulbito”. Se nos está acabando el tiempo.

¿Cuán avanzado está el trabajo en la comisión?:
Ya definimos un borrador del preámbulo de la Constitución.

¿Nos puede adelantar lo que está escrito en este borrador?:
Caracteriza de dónde venimos, quiénes somos, qué queremos. Hace énfasis en que somos una confederación de identidades, con idioma, cultura y religión propios. Con autonomías departamentales, indígenas y provinciales. Que somos, en suma, una sola entidad.

¿Cómo imagina que será la votación en la Asamblea?:
Quisiéramos que fuera por consenso, pero tal como van las cosas tendremos que someter las decisiones a votación. Las minorías deben aprender a ser gobernadas por las mayorías. (APV)

“Esta oportunidad es la única que tenemos los indios para cambiar la situación; si este Gobierno se cae, caemos todos”.