"Sarhua; Bastión de la resistencia cultural andina"

13 mar. 2007

Los inmigrantes se forman cada vez y rompen el estereotipo de "mano de obra poca cualificada"

Los gobiernos españoles dentro de su política migratoria siempre se basan en el mercado laboral. Por las que los inmigrantes son considerados como “mano de obra” poco o nada cualificados y son admitidos en el país para ocupar puestos de trabajo que los españoles rechazan.
Pero cada inmigrante que deja su país de origen sobre todo la latinoamericana viene decidida a encontrar algo más que un trabajo como medio de sustento, y por esa razón después de poner pie en España y asentarse en un trabajo precario casi siempre dentro de la economía sumergida pasan rápidamente a cambiar de empleo.
Hay tópicos que se manejan en España con respecto a los inmigrantes, como por ejemplo que son “analfabetos sin formación”, “poco preparados o cualificados”, pero en la realidad demuestran que su preparación es de media para arriba en algunos casos superior a la media de formación de los mismos españoles, muchos poseen títulos universitarios con experiencia profesional en sus países de origen, propietarios de comercios o negocios y sobre todo tienen una carga de inconformismo y el sueño ambicioso de salir adelante. Y para cumplir ese sueño, la formación es la mejor arma con que se cuenta.
Algunos utilizan los cursos de formación para reciclarse y ejercer una profesión cada vez mas competentes o cambiar a otra a la que nunca pensaron en asomarse sino obligados por la necesidad que obliga el mercado laboral español. Otros aprovechan para especializarse en sectores prometedores y con visión de futuro.
Estos cursos están para escoger, otras gratuitas y otras de pago y son múltiples y la mayoría han sido diseñados para adultos que trabajan o están en el paro.
Es pues una oportunidad para aprovecharlos y de esta manera subir un escalón mas para demostrar que quienes dejaron sus países de origen no lo hicieron en vano, que no se les considere “mano de obra barata”, sino personas con mucho que aportar a esta sociedad que les dejo una minúscula rendija para asomarse y posteriromente ser capaces de competir de tu a tu en el mundo laborar con los oriundos de la tierra de acogida, que al final de cuentas es la que sale ganando, es decir España.