"Sarhua; Bastión de la resistencia cultural andina"

4 feb. 2009

Carta abierta a Sarhua

Sarhua, ha cumplido 98 años desde su creación, siguiendo el curso inexorable del tiempo, enfrascado en escribir silenciosamente su historia, es necesario valorar, analizar, recapacitar y recapitular el camino transcurrido desde su creación como distrito de la Provincia de Víctor Fajardo, y sobre todo sirva de lección y enseñanza, los logros obtenidos que fueron hechos posible por hombres honestos llenos de espíritu emprendedor y con ansias de colocar a Sarhua en lo mas alto del pedestal del esfuerzo común, todos están ahí, de las cuales las nuevas generaciones se van nutriendo y disfrutando; A las responsables generaciones siguientes toca pues recoger el guante, teniendo como base lo hecho, que no es poco y plantear nuevos retos para enfrentar a los nuevos tiempos, cada vez más difíciles y críticos y que se empeñan en resquebrajar los bienes y fondos comunales.
Los retos saltan a la vista, algunos pendientes y otros en curso esperando su momento, asignaturas pendientes tenemos varias, que en algunos casos sería necesario trabajarlos previamente para enfrentar con garantías los retos que exige el futuro.
Nuestras autoridades, especialmente las dependientes del poder nacional siguen trabajando en ello, poco podemos valorar de sus logros porque quizás falta ese toque de transparencia que caracteriza a todo buen gobierno, seguro que con medios cuenta o comienza a contar, sobre todo una que es la herramienta de comunicación mas poderosa de los últimos tiempos como es Internet y que están al alcance de la mayoría de sus instituciones, y aún no veo que sea aprovechado por el Concejo Distrital de Sarhua (sirva de ejemplo la Web corporativa de la hermana comunidad de Chuschi); cabe mención especial nuestras autoridades tradicionales denominados “Varayuq” que luchan denodadamente contra la invasión de costumbres de otras culturas extrañas, preservando las costumbres más ancestrales heredados del esplendor incaico, los Ayllus Sawqa y Qullana modelos sociales milenarios permanecen aun vivos gracias a ellos y como no también mantienen el Ayni y la Minka como instituciones fundamentales del carácter colectivo y comunitario de Sarhua, de la Mita ya desaparecido, poco puedo decir, aunque con parecido sistema se hizo los primeros kilómetros de la carretera de Taksaurqo a Sarhua, allá por los años 60.
En cuanto a sus instituciones socio-culturales, unos con sede en la misma comunidad y otras (la principal) en la capital peruana como es SOFRASAREL y la última iniciativa solidaria con sede en Barcelona (España) como es Sarhua ISDA, continúan sin aún poder enlazar la fuerza de sus proyectos y trabajar coordinadamente; sería lo más acertado y saludable para así poder multiplicar logros que redunden en beneficio de la comunidad, es cierto que se está trabajando algunos con mas ahínco, el caso de SOFRASAREL y otros languidecen en el ostracismo en espera de ese “gran pacto” que reactive su funcionamiento; de llegar a realizarse ese anhelado “pacto” serían mas altos los beneficios.
Las principales instituciones educativas de Sarhua como es el colegio I.E. Nuestra Señora de Asunción de Sarhua, la Escuela Primaria cumplen con dificultades sus cometidos por su carencia de recursos y quizás también por falta de una gestión más eficaz por parte de sus principales administradores, el nivel de nuestro profesorado debe mejorar aún más, primero investirse de la imprescindible vocación necesaria y contar con maestros mejor cualificados, mas capacitados y sobre todo que se empeñen a su digna tarea con ahínco intentando no desviar su atención a otros cometidos extracurriculares, lo cual no es otra cosa que es el formar y liderar las nuevas generaciones; Los sarhuinos que en su momento egresamos de sus centros y hoy cumplimos nuestra labor profesional en beneficio de las sociedades a los que nos toca aportar, en diferentes sitios; recordamos a nuestros maestros con especial cariño y gratitud.
En sanidad, pese a contar con una Posta Sanitaria y personal cualificado, aún la comunidad es reacia a utilizar los servicios que en ella se ofrecen, es comprensible por dos motivos, económico y cultural; económico es bien sabido que los sarhuinos con su precaria condición económica no pueden asumir los costes de los servicios y medicamentos de la que disponen, por mínima que sea el coste, evitan atenderse en el centro desviando su atención a la medicina practicada por Hampikamayuq, sorprendentes en sus resultados y sobre todo mas al alcance de las necesidades del comunero, y es cultural, porque es la ciencia que supervive desde milenios atrás y fueron heredados de sus antepasados. El personal sanitario en todo caso tiene el deber y la obligación de adaptarse a este fenómeno si quiere optimizar la calidad de los servicios que ofrece, “beber de su agua, comer de su comida, hablar en su lengua y compartir su sabiduría”
Económicamente Sarhua esta citada entre las comunidades mas pobres de los andes peruanos, lucha por romper su aislamiento, acostumbrada a la reciprocidad colectiva, basada principalmente en la agricultura aunque en pequeña escala pero autosuficiente y una pequeña ganadería, con la llegada de la carretera se ha creado otro nuevo sistema que ha permitido el nacimiento de “nuevos ricos” y en otras los “desposeídos o más bien despojados”, que han acrecentado la brecha de desigualdad social, el sistema capitalista se ha empeñado en introducirnos el monetarismo individualizante de corte occidental y algunos comienzan a depender de ello y otros de programas de ayuda incentivadas por el gobierno central, en muchos casos denunciables por su mala gestión en el reparto de sus “migajas” por representantes locales de los programas de ayuda y cooperación (Véase http://wayra70.blogspot.com), antes contábamos con la reciprocidad como institución garante del igualitarismo comunitario, la mayoría dependía primero de su propio esfuerzo y segundo del colectivo comunitario, practicaba el autosostenimiento pero hoy por hoy es palpable y sobre todo alarmante el deterioro del bienestar de la mayoría de los sarhuinos que en muchos de los casos esperan con anhelo cada vez menos disimulado esa “ayuda”, lo cual a su vez genera mas dependencia, entonces nos preguntamos -¿de que nos ha servido, los nuevos adelantos con que cuenta actualmente la comunidad?-, la calidad de vida del sarhuino con el “embate de los modernos adelantos de la civilización occidental” se ha depauperizado.
En el terreno espiritual se mantiene esa pugna constante entre la religión impuesta por el invasor español y la espiritualidad andina ambos diametralmente opuestos, pese a convivir ambos realizando cada cosa en su momento y lugar, a todo esto se ha sumado una tercera, la sutil invasión de las sectas protestantes intentando romper esa armonía hombre-naturaleza y una vez más pretende avasallar al sarhuino y en muchos casos logrando su objetivo y provocando enfrentamientos entre hermanos, el que se resiste al dios impuesto por los españoles es un “demonio” y el que no cree en las sectas protestantes es un “mundano”, frente a esta silenciosa pugna de opciones impuestas, solo queda la tolerancia y el respeto mutuo como carácter y expresión máxima de la filosofía andina, y, seguir resistiendo con estoicismo en una cultura global avasallante.
Y así podríamos sumar mas reflexiones a esta carta, mi ánimo es constructivo; así, como no oculto mi orgullo de pertenecer a la comunidad de Sarhua como mi primera referencia, y los suelo declarar siempre; tampoco quiero ocultar las necesidades y carencias en las que son necesarios reflexionar, crear puntos de inflexión, debate y creo firmemente que solamente así podemos ir mejorando.
Por otra parte es justo reconocer y valorar saldos de los cuales enorgullecernos:
Una de ellas y la principal llegando a cubrir plano internacional están las Tablas pintadas de Sarhua, el moroponcho que pasea sus colores por el mundo.
En el plano musical el Chimaycha de Sarhua está inundando el mercado musical de su género con admirables creaciones de nuestros artistas, hoy por hoy ya no es necesario ver a otros pueblos ni artistas para disfrutar de lo nuestro, sea el lugar donde nos encontremos en el mundo y cada vez a la luz de los últimos acontecimientos estamos seguros de afrontar con garantías de éxito el gran reto del Concurso de Carnaval “Vencedores de Ayacucho 2009” próximo a celebrarse y la que tiene que encabezar Sarhua.
El cada vez incremento de la proporción del capital intelectual en los diferentes campos, la mayoría nativos del lugar, que conocen muy bien la realidad de la comunidad es alentador y de ellos se espera que puedan aportar en algunos casos su concurrencia en otras sus ideas y colaboración para la causa sarhuina.
La red Internet cuenta con varios web-blogs (Sarhua para el mundo; El Portal del Sarhuino, Rikchari Sarhua etc.) todos personales de hermanos que desinteresadamente despliegan sus esfuerzos a divulgar para el mundo el espíritu quechua de una comunidad andina como es Sarhua, pero los que hemos traspasado las fronteras de la nación quechua, seguimos echando en falta una “imagen digital” de carácter institucional que en su caso tendría que ser gestionado por la Municipalidad de Sarhua, una “Web corporativa”, pecar sería no sugerir o reclamar esto a nuestras autoridades por que es bien cierto que una sociedad que no se atreva a enfrentar al futuro utilizando las armas a su alcance esta expuesta irremediablemente al olvido. Olvidados ya hemos estado tanto tiempo y seguiremos olvidados si no aunamos nuestras voces y esfuerzos, es necesario escribir nuestra historia esta vez haciendo ver que existimos y somos capaces de ello, que estamos preparados para ello.
Con la firme esperanza de volver a encontrarnos en algún recodo del camino y sumar más logros sirva estas reflexiones.
Bibliografía:
1.- (Palomino Flores, SALVADOR) Cosmovisión andina: Espiritualidad cósmica andina.
2.- (Palomino Flores, SALVADOR) Instituciones de Reciprocidad en el mundo andino.
3.- (Palomino Flores, SALVADOR) Filosofía indígena andina.