"Sarhua; Bastión de la resistencia cultural andina"

23 dic. 2006

Los inmigrantes seguirán con sus tradiciones en España

La cena de Navidad se servirá a las doce de la noche, como es costumbre y pondrán al niño Jesús en el Belén, aunque antes lo besa toda la familia, después empieza la cena con un Pavo al horno con yuca o patatas, papas a la huancaína, arroz con pollo, cebiche y de postre mazamorra morada, leche quemada, chocolate con leche con panetón y mantequilla.
Una mesa realmente exquisita y un recuerdo para la familia que se encuentra al otro lado del atlántico.
A esta misma hora las centralitas telefónicas echaran humo y se bloquearan de tantas llamadas de felicitación a la familia.
Los niños también brindaran con Inka Kola, eso si de manera especial, entre la costumbre española y la latinoamericana, con dulces, chocolates calientes y regalos. Y para terminar la fiesta un bailecito en familia con todos hasta bien entrada la madrugada, regando la alegría con champaña o cava y cervecita Pilsen o Cuzqueña fresca.
También es digno recordar a la gran cantidad de latinoamericanos, que pasaran la noche buena en sus puestos de trabajo, hombres y mujeres realizando diversas actividades que en algunos casos los españoles evitan hacerlo esa noche, porque prefieren estar al lado de sus familias celebrando, recordar las guardias hospitalarias cubiertas por médicos, enfermeros y auxiliares extranjeros, residencias geriátricas cubiertas el servicio en una gran parte con personal inmigrante, asistiendo y compartiendo el sufrimiento de la soledad en sus domicilios a personas mayores o incapacitadas, brindando seguridad a los establecimientos acompañados de un termo de café para mitigar el frío, recorriendo carreteras al mando de camiones, escrutando las frías calles con el taxímetro en verde etc., etc.