"Sarhua; Bastión de la resistencia cultural andina"

5 ene. 2007

El Ejército español y los inmigrantes

Las Fuerzas Armadas españolas llevan unos cuantos años reclutando inmigrantes
Latinoamericanos, para compensar la falta de alistamientos de españoles en las fuerzas armadas. Todo comenzó hace unos años, frente el fracaso del programa de Reclutamiento de hijos de emigrantes radicados en Latinoamérica; Federico Trillo, entonces Ministro de Defensa del PP en el gobierno de Aznar, tomó medidas para incorporar savia nueva en el Ejército, un colectivo que languidecía por la pérdida de efectivos nacionales, se promovió una ley que aceptaba el ingreso de inmigrantes con la condición de que sean hispanoamericanos con permiso de residencia en vigor, (La mayoría son ecuatorianos, colombianos, seguidos muy de lejos por los peruanos), esto tenía cierto sentido porque España mantiene fuertes vínculos históricos, culturales, lingüísticos y religiosos pero como siempre una vez más se convocó a los inmigrantes para cubrir cupos que los españoles no estaban dispuestos a cubrir, se reclutaba al personal para cubrir las plazas de unidades de “choque” o “asalto” (carne de cañón nunca mejor dicho) en frentes como Afganistán, que supone alto grado de riesgo y peligrosidad, y en unidades de combate con preparación y régimen disciplinario de gran dureza como la Brigada de Infantería Ligera "Rey Alfonso XIII", II de la Legión, a la Brigada de Infantería Ligera Paracaidista "Almogáraves VI", al Tercio de Armada y al Escuadrón de Zapadores Paracaidistas.
En la actualidad coincidiendo con el cambio de gobierno y las necesidades del ejercito cada vez mas ocupado en el conflicto de medio oriente se amplia la oferta para dar cabida a mas inmigrantes latinoamericanos, hasta incluirlas en las diferentes unidades de Tierra, y especialidades como hostelería en la Armada y destinos como el Ala 31, en Zaragoza, que acoge los transportes Hércules. El ritmo de incorporaciones ha hecho que, en menos tiempo de lo previsto, se supere el 5% de extranjeros que forman parte de las Fuerzas Armadas. Y con el correr del tiempo, habrá Sargentos, Tenientes y hasta Generales con mando de tropa de origen sudamericano. Eso sí, mientras no obtengan la nacionalidad española, se les cerrará el paso a la categoría de tropa y marinería.

Sin derecho a voto:
Este personal que no deja de ser inmigrante, que se alista por un motivo bastante importante como la precariedad laboral y una vez regulado el acceso en el ejercito español, en un par de meses, pasado el periodo previo de formación antes de partir al frente y combatir por una patria ajena se les concede el derecho a una indemnización en caso de fallecimiento o incapacitación.
Una paradoja inevitable es que: los soldados y marineros latinoamericanos no tienen derecho a voto, a pesar de jurar lealtad a la Constitución española, y al Rey. Y eso que tienen como lema "todo por la pátria"

Las Estadísticas:
Según los últimos datos del Ministerio de Defensa español el total de efectivos de origen extranjero, la mayoría encuadrados en el Ejercito de Tierra como tropa y marinería son de alrededor de 5,34% de 177,709 efectivos de los tres cuerpos armados (Ejercito de tierra, Armada y Ejercito del Aire).4.167 hombres y mujeres, la mayoría inmigrantes colombianos, peruanos, ecuatorianos, están enrolados en el ejército español y de estos hombres (3,287) pertenecen al Ejército de Tierra, 734 en la Armada y 146 en el Ejército del aire